Introducción

El sector de energía constituye la necesidad más evidente en la humanidad y sus perspectivas de desarrollo. En primera medida, hoy en día, no existe ningún producto creado por el ingenio humano, como lo es la energía eléctrica, que sea más necesario para mantener el funcionamiento de la cotidianidad. Este fluido es el encargado de permitir que exista industria, tecnología y modernidad en los seres humanos. La automatización de las maquinas, la climatización artificial, el acceso básico a la luz y fuentes ecológicas de cocción de alimentos, que mejoren la calidad de vida y permitan a la humanidad educarse a cualquier hora del día, con el acceso a información global mediante internet, la creciente utilización de dispositivos electrónicos, son ejemplos de su importancia en la subsistencia y mayormente con los nuevos retos originados por la pandemia COVID19.

Paradójicamente, este sector es uno de los menos desarrollados en términos de economía de escala, libre mercado e ineficiencia por su obsolescencia tecnológica en la mayoría de los países. Una de las maneras de generar una estandarización y el acceso a todos los actores del mercado, es través de la construcción de un mercado integrado que elimine la falta de competitividad en las regiones del mundo. Además, permitir una masificación, que conlleve a una reducción en la cadena de costos, monitoreando en tiempo real las fallas técnicas, mejorando la calidad del servicio y la cadena de suministro. Bajo la perspectiva enunciada anteriormente, vamos a responder la siguiente pregunta ¿Qué se está haciendo para generar ese Mercado Integrado? Se analizará enumerando las ventajas del desarrollo y los hitos del macroproyecto global.

Oferta y Demanda de Energía

La mayoría de los países del mundo, han llegado a un consenso en la adopción de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional para el desarrollo de los objetivos del Acuerdo de París. Según un informe publicado por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) durante el COP25, destaca que la ambición de energía renovable dentro de las NDC tendría que duplicarse para el 2030, alcanzando de manera rentable 7,7 teravatios (TW) de capacidad instalada a nivel mundial con fines de des-carbonización.

De acuerdo al siguiente gráfico extraído del informe Investigación y perspectivas sobre la interconexión energética global, elaborado por GEIDCO, el consumo de energía por continente se estará concentrando en regiones como Asia, Europa y Norteamérica, donde las condiciones no son las más propicias medio-ambientalmente para la generación con fuentes renovables. América Latina se ha convertido en la segunda región más popular para proyectos de energía solar. China ha invertido más de 410 mil millones de dórales en América Latina. Dicha región claramente va a seguir la tendencia atractiva de las inversiones directas extranjeras, y las inversiones en energías renovables seguirán creciendo.

En este sentido, y analizando las oportunidades que presentan regiones como Latinoamérica, en su auge de inversión en transición energética, ¿no sería importante pensar en la forma de vender el surplus de electricidad en otras regiones con mayor consumo? Por ejemplo, en el caso de países como Panamá, que cuentan con atributos propicios para atraer inversión al ser un Hub Financiero, con estabilidad jurídica, riqueza natural, y potencial energético, hoy en día se presenta un embudo en el cual se produce el doble de la energía que consume. Además, la actual interconexión con SIEPAC, que está en el 80% de desarrollo, es insuficiente para exportar los excedentes.

Interconexión Eléctrica Regional

Este tipo de proyectos han sido ampliamente promovidos en las diferentes regiones del mundo, con la finalidad de aumentar el alcance de la oferta y demanda de energía. Son varios los casos que se pueden enumerar en Asia, Europa, África. Sin embargo, como ejemplo para el presente artículo, en el caso de los países Centroamericanos y del norte de Sur América, de acuerdo al informe Interconexión Eléctrica Centroamericana (BID 2017), el intercambio de energía produciría inversiones esperadas en el sector en la región de $ 18.000 millones de dólares en 7.000 MW. Intercambios de energía en Centroamérica 460 MW, entre México – Guatemala 200MW, entre Colombia – Ecuador 295MW, entre Venezuela – Colombia 336 MW, entre otros, llegando así a un costo promedio marginal por generación de MWh de $ 240 dólares

En la región, los países se encuentran interconectados, a excepción de Colombia con- Panamá que se lleva analizando políticamente desde hace 10 años y que traería una capacidad de intercambio de energía entre Colombia – Panamá 300MW, con una inversión de $1.500 millones de dólares.

Aunque cabe resaltar que ya se han presentado inconvenientes en algunos proyectos de interconexión, debido a una ausencia de estandarización en ciertos procesos y a la escasez en la adopción de políticas que fomenten un mercado integrado. Como consecuencia, no se ha dado la suficiente planeación y terminan desarrollándose parcialmente o contemplan fallas futuras en su funcionamiento.

Concepto GEI: Inclusión de todos los actores de la cadena de suministro

El 26 de septiembre de 2015, el presidente de la República Popular de China Xi Jinping, anunció en la Cumbre de Desarrollo Sostenible de la ONU, que China propondrá discusiones sobre el establecimiento de un mecanismo de interconexión energética global para facilitar los esfuerzos que permitan satisfacer la demanda mundial de energía con alternativas limpias y ecológicas.

Desde 2016, se crea la Organización de Cooperación y Desarrollo de Interconexión Energética Global (GEIDCO) abordando los principales problemas de GEI y el desarrollo sostenible global. Se ha llevado a cabo de manera continua investigaciones multinivel, intersectorial, global e integral, formando resultados de investigación sistemática que consisten en teoría, estrategia, planificación, tecnología y estándares.

GEI tiene un impacto profundo y un valor importante en la economía y la política mundial, la energía y el poder, el clima y el medio ambiente y la innovación tecnológica, mediante un sistema de energía moderno para la producción de energía limpia, la asignación de energía generalizada y la electrificación del consumo de energía. La construcción de GEI acelerará la transición energética global en términos de “Dos reemplazos, una restauración y una conversión”, para resolver los problemas importantes como el cambio climático, el agotamiento de los recursos, la contaminación ambiental, las enfermedades y la pobreza. Todo ello con el fin de lograr el desarrollo sostenible de la humanidad, a través de la vía de desarrollo limpio.

Reemplazo limpio

En el lado de la producción de energía, se busca reemplazar la generación con combustibles fósiles por energía limpia como la energía hidroeléctrica, solar y eólica.

Reemplazo de electricidad

En el lado del consumo de energía, se busca reemplazar el carbón, el petróleo, el gas y la leña por electricidad generada a partir de energías limpias.

Una conversión

El CO2, el agua y otras sustancias se convertirán en combustibles y materias primas como hidrógeno, metano a través de la energía eléctrica para resolver el dilema de los recursos.

Una restauración

La energía fósil se utilizará como materia prima industrial tradicional. El petróleo crudo genera 1,6 veces más valor como materia prima que como combustible.

De igual manera, el proyecto promueve la importancia de los siguientes aceleradores en paralelo para un óptimo desarrollo del sector y la creación de los incentivos para su aplicación.

Redes Inteligentes

Su premisa es monitorear la red eléctrica en todos los trafos, de manera constante y que permita una interoperabilidad del sistema. Cada caso particular en los países puede variar en las condiciones técnicas, por el estado de instalación eléctrica, condiciones de pérdidas asociadas a la cultura y al clima, muy especializadas en cada una de las regiones y que su éxito depende de la integralidad.

Lo importante en este factor es su implementación en las redes, con la finalidad de poder administrar a través de un centro de control los proyectos que se están realizando en generación y transmisión. Este tipo de tecnologías, las cuales ya están en una etapa madura aunque poco implementadas, son fundamentales para diseñar eficientemente la viabilidad financiera del potencial de generación, anticipar fallas en el sistema, reducir los costos operativos, aumentar el recaudo, soportar la generación distribuida y mejorar la calidad del servicio.

Red Transmisión Ultra Alto Voltaje

Este factor permite, de manera costo-efectiva, que se logren conectar las regiones apartadas en el mundo para obtener un intercambio entre la oferta y la demanda global. Actualmente, países como Brasil, India y China, tienen en funcionamiento, en sumatoria, más de 10.000 km de tendidos eléctricos con dicha tecnología.

Energía Limpia: es de común conocimiento en el sector que nos encontramos en el mejor momento para las energías renovables. En la actualidad, la generación con este tipo de tecnológicas es la más reducida en costos, en términos de kW instalado y carga operativa. Sumado a esto, sus beneficios para la sostenibilidad ambiental son innumerables en comparación a las fuentes fósiles.La transición energética se encuentra en un boom internacional, en el cual, fondos de inversión, grandes compañías de energía, gobiernos e inclusive empresas de explotación de petróleo y gas, han concentrado su capacidad financiera y operativa en este tipo de proyectos.

En conclusión, son muchos los esfuerzos que se han venido desarrollando en el sector de energía y que se han impulsado con las condiciones actuales de la pandemia COVID19. Pocos que agreguen valor de manera circular e integral.

Cada país contempla ventajas comparativas y competitivas en este tipo de industria, las cuales necesitan de factores clave para su desarrollo exitoso, debido a la necesidad de impulsar estrategias de muy largo aliento para adoptar las tendencias y prevenir posibles fallas futuras. De igual manera, innovar con negocios downstream que mejoren los rendimientos.

El proyecto de la Interconexión Eléctrica Global es esencialmente integrador de todos los actores del sector productivo, gracias a que cuenta con elementos como la estandarización, la capacidad técnica, una plataforma e influencia de más de 1.000 miembros en 125 países; se constituye como una de las verdaderas cooperaciones que agrupa las perspectivas de la energía eléctrica y repercute positivamente en todas las regiones.

Fuente

Contacto

RIG

 

Contáctenos:

Teléfono:

Móvil: 320 2325800
PBX: +57 1 6206290

 

Email:

comercial@retieingenieriaygestion.com